domingo, 27 de octubre de 2013

Manolo Escobar

Mis recuerdos del cantante Manolo Escobar son de muy pequeñito, y recuerdo una canción que tuvo mucho éxito en su tiempo a principios de los años sesenta y que escuchaba en la radio que mi madre tenía puesta en una repisa, incluso con su ropas. La canción es de las primeras que grabó Manolo y en ella hablaba de que era un hombre del campo. Ahora, cuando la he puesto en youtube para recordarla, he descubierto, porque no lo sabía, que era de la película Los Guerrilleros, del año 1966 y en la que también debutaban en el cine Rocío Jurado y Gracita Morales
Después, todavía niño, recuerdo El Poromponpero y un montón de canciones a lo largo de mi vida, hasta el Que viva España, que tan de moda se puso estos últimos años con motivo de los éxitos de la selección española de fútbol.
En el cine mis recuerdos son de un cine de Sevilla que creo que se llamaba cine Nervión, y donde vi la película Juicio de faldas, después de haber venido ese domingo por la tarde de la Ciudad de San Juan de Dios, en un autobús que nos traía para pasar la tarde.
Después ya en los años ochenta, en la radio, en esos programas matinales donde la gente pedía una y otra vez Madrecita María del Carmen, a pesar de ser una de sus primeras canciones, porque Manolo Escobar era de los cantantes más solicitados en los programas de radio donde había oportunidad de pedir canciones.
Siempre me cayó bien Manolo Escobar y recuerdo la ilusión que le hizo a mi madre cuando consiguió una invitación para asistir en el antiguo Cine Apolo, de Sanlúcar de Barrameda, a la grabación del programa Las Coplas, donde actuaba Manolo Escobar y al que no pude asistir porque estaba dedicado a las mujeres y no dejaban entrar hombres. Si mi madre tenía ilusión antes de ir, cuando volvió llegaba emocionada, contenta del trato que había tenido un Manolo Escobar cercano y simpático con las mujeres que fueron a verlo, que eran muchas aunque algún hombre se coló también, y creo que otras pocas se quedaron fuera por no haber aforo suficiente en el cine.
Quería poner estas letras como homenaje a un gran cantante y una gran persona que esta semana nos ha dejado.



domingo, 17 de febrero de 2013

Marifé de Triana



María Felisa Martínez López, es el nombre que pusieron al nacer a la artista Marifé de Triana, nacida en el pueblo sevillano de Burguillos, el 13 de septiembre del año 1936, aunque se crió en el barrio de Triana, en la calle Alfarería, barrio que daría origen de su nombre artístico.
Más tarde, siendo aun muy joven y a la muerte de su padre, se trasladó a Madrid, donde iniciará su carrera artística, empezando en la radio de la época y actuando en los pueblos de los alrededores de la capital.
Pero no sólo en Madrid, sino que recorrió España con algunas de las compañías de variedades de la época, entre ellas en el Circo Price y en el Teatro Chino de Manolita Chen, en los años cincuenta, interpretando éxitos de aquellos años, pasando luego a espectáculos como Polizontes de Cante y también giras internacionales por países sudamericanos, europeos y Estados Unidos.
Su primer disco fue Torre de Arena, que grabó el año 1956, convirtiéndose inmediatamente en un gran éxito y después de este gran triunfo se convirtió en empresa de su propio espectáculo que también llevó el título de Torre de Arena", y recorrió todas y cada unas de las ciudades de España cosechando un éxito inigualable.
Más tarde, desde el año 1972, volvió a tener su propia compañía, que estuvo recorriendo los teatros del país hasta que decidió disolverla al serle muy complicado mantenerla teniendo la calidad que ella requería para la misma, aunque de nuevo en 1979 montó otro espectáculo que recorrió sobre todo Andalucía.
En Madrid reapareció en 1980, después de haber estado alejada de los escenarios en la capital y en 1985 fue una de las protagonistas del homenaje que se realizó al Maestro Rafael de León.
Aunque se encontraba alejada de los escenarios, el año 1995 presentó en Canal Sur un programa que tuvo una gran audiencia, Lo que yo te cante.
A lo largo de su carrera tuvo grandes éxitos como La emperaora, La Loba, La sombra vendo, Tres puñales, Te he de querer mientras viva, Romance de Zamarrilla, Quién dijo pena, María de la O y así hasta un total de más de cuatrocientas canciones.
En el cine interpretó películas como Canto para ti, en 1958; Bajo el cielo andaluz, en 1959, así como numerosos programas de televisión durante toda su carrera artística.
Aunque estaba retirada, en 2001 salió al mercado un nuevo disco suyo titulado Porqué…, que fue compuesto por Rafael Rabay.
En los últimos años recibió numerosos homenajes, como el que le dieron en su barrio de Triana, poniéndole una placa en la calle donde ella residió muchos años y un Certamen de Coplas, que lleva su nombre.
En 2003 el Ayuntamiento de Torremolinos, localidad donde residía, y la nombró como Turista de Honor.
El año pasado hizo una excepción a su retiro para asistir al homenaje que le rindió el Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre y una asociación de mujeres que le dedicaron una exposición de trajes y objetos relacionados con ella.
El 11 de noviembre de 2011, Trinidad Jiménez le entregó Medalla de Oro al Mérito del Trabajo, que le había sido concedida.
Los entendidos la denominaron como la actriz de la copla, por su manera de interpretar cientos de canciones, sobre todo de los inigualables Quintero, León y Quiroga.
Marifé de Triana falleció el 16 de febrero de 2013, en la malagueña localidad de Benalmádena.





Marifé de Triana canta La Loba


Marifé de Triana canta Torre de Arena


Marifé de Triana canta Romance de la otra


domingo, 10 de febrero de 2013

Carlos Cano



José Carlos Cano Fernández, Carlos Cano, nació en Granada el 28 de enero del año 1946, en el barrio del Realejo.
Comenzó a estudiar en la Escuela de Comercio de Granada, marchándose luego a Barcelona a estudiar electrónica, sin llegar a terminar ninguna de las dos carreras, porque había optado por la canción, por la canción y por la composición, convirtiéndose en uno de los más importantes cantautores, que cultivó diversos estilos desde el fado hasta la copla, a la que le dio modernidad, librándola del estigma donde la había metido el franquismo.
A Cano lo podemos considerar uno de esos creadores que además estaba totalmente comprometido con la problemática de su tierra, Andalucía.
Las primeras canciones de Carlos Cano se corresponden con la transición política, y están grabadas en su primer disco que se publicó el año 1976, y llevaba por título A duras penas, su popularidad fue creciendo durante los años de la transición con canciones comprometidas con la realidad del momento, canciones reivindicativas y encontramos una canción que llegó a convertirse en otro himno andaluz, y que estaba dedicada a la bandera andaluza, Verde, blanca y Verde.
De esa época encontramos también canciones tan populares como La murga de los currelantes o El Salustiano.
Desde el año 77 al 83 Carlos Cano graba los discos A la luz de los cantares, Crónicas granadinas, De la luna y el sol, El gallo de Morón y Si tuviera abierta todas las puertas.
Cuaderno de Coplas, en 1984, es un disco donde Cano se acerca a la música que ha sido tradicional en España y en él  encontramos una canción que se ha hecho muy popular y que ha sido interpretada también por otros cantantes, las Habaneras de Cádiz.
Un disco en el que recupera títulos muy conocidos de la copla como Falsa Monea o Ay, Maricruz, se publica el año 1987 con el título de Quédate con la copla, y en él también aparecen canciones propias, como María la portuguesa, Coplas de la Violeta o Copla de los Seises.
Carlos Cano en estos dos últimos discos reivindica a la copla como canción popular andaluza, después de una utilización por el franquismo, lo que le había supuesto que estuviesen mal vista por muchas personas, sobre todo aquellos que se consideraban los más modernos.
Casi un disco por año es lo que Carlos Cano graba y así encontramos en 1988, Luna de Abril, en 1989 Ritmo de vida, en 1990 En directo, en 1992 Mestizo, en 1994 Forma de ser y en 1995 Algo especial.
Volvería a interpretar Carlos coplas de otros autores y que habían interpretado grandes tonadilleros y tonadilleras, como No me llames Dolores, Antonio Vargas Heredia, Ojos Verdes, Rocío, No te mires en el río o Chiclanera.
En 1998 realiza una gran superproducción discográfica en la conmemoración del centenario del nacimiento de Federico García Lorca. Cano le puso música al Diván del Tamarit en un álbum doble, que contó con la colaboración de la Orquesta Filarmónica de Londres, el Orfeón Donostierra, el cubano Leo Brouwer, Fernando Bellver, Mario Hernández, Javier Krahe, Paco Ibáñez, Luis Pastor, José Antonio Labordeta, Santiago Auserón e inluso contó con la voz del torero Curro Romero.
Los dos últimos discos de Carlos Cano fueron La copla, Memoria Sentimental, grabado en 1999 y De lo Perdido y Otras Coplas, recopilación de canciones grabada el año 2000.
El año 1996 sufre Carlos Cano un aneurisma de aorta que está a punto de costarle la vida. Fue trasladado a la clínica Monte Sión de Nueva York donde consiguieron salvarle la vida, pero en  diciembre de 2000, la misma enfermedad volvió a manifestarse y falleció en su Granada natal el 19 de diciembre del año 2000. El 22 de noviembre fue la última actuación en una fiesta de la Sociedad General de Autores en el madrileño Círculo de Bellas Artes.
Que naveguen los sueños es un disco homenaje que realizaron un grupo de cantantes, que se reunieron después de su muerte y grabaron algunas de sus canciones a duo, entre ellos Joan Manuel Serrat, María Dolores Pradera, Luis Eduardo Aute, Martirio, Miguel Rios, Marina Rossell, Alberto Cortes, Amalia Rodrigues, Aurora Guirado, Mestisay, Clara Montes, José Manuel Soto, o el Coro de voces populares de Andalucía
Y por último el disco Una vida de Copla es una recopilación de algunas de las Coplas que Carlos Cano había grabado en otros discos.
El año 2001 es nombrado a título póstumo Hijo Predilecto de Andalucía.


Carlos Cano: Verde, blanca y verde



Carlos Cano y Coro de Julio Pardo: Habaneras de Cádiz



Carlos Cano: Ay, pena, penita, pena



Carlos Cano: Las murgas de Emilio el Moro



Carlos Cano: Las murgas de los Currelantes


jueves, 7 de febrero de 2013

Blanquita Suarez



Blaquita Suarez nació en San Sebastián el año 1894.
Provenía de una familia del mundo del espectáculo ya que desde su abuelo, que era apuntador del teatro Apolo, a su padre, barítono o su madre corista de zarzuela e incluso su hermana Cándida, que fue una reconocida soprano.
La primera vez que tuvo contacto directo con el espectáculo fue cuando aún era muy jovencita, con 14 años, y lo haría como triple cómica, triunfando en operetas, revistas, en el que se ha dado en llamar el género chico.
El año 1917 el pintor Pablo Picasso la eligió como modelo para el cuadro que lleva su nombre, cuadro que se encuentra en el Museo Picasso de Barcelona y un año más tarde la encontramos en el lugar donde tendría mucho éxito, en el Dorado de Barcelona, aunque la consagración le vendría en otro famoso local barcelonés, El Paralelo, interpretando cuplés, algunos compuestos para ella, como El fado Blanquita, que le compuso el maestro Retama.
Es en los años veinte cuando interpreta su primera película, La verdad, una película muda.
Gran éxito le supondría también en 1927 la revista El sobre verde, de Jacinto Guerrero, en el teatro Latina, de Madrid. En este mismo teatro interpretaría La Blanca doble, también de Jacinto Guerrero, que se estrenó el 5 de abril de 1947, aunque antes, el sábado de gloria de 1941 estrena en el teatro Calderón de Madrid con gran éxito La zapaterita original de José Luis Manes con música del Inolvidable maestro Francisco Alonso.
Blanquita Suarez actuó con éxito en los más importantes teatros de España, grabó algunos discos y también tuvo su protagonismo en el cine, aunque no en muchas películas y casi siempre en papeles secundarios, siendo su primera interpretación en el cine sonoro en un pequeño papel en Rojo y negro, en 1942, encontrándola después en películas como Boda accidentada, La chica del gato, Sierra maldita, La violetera o Fray Escoba.
En noviembre del año 1973 los periódicos se hacen eco de la noticia de un incendio que devasta la vivienda de la artista e incluso animan a que cuantas personas puedan acudan en socorro de la cantante.
En agosto del año 1974, con ochenta años, aun nos la encontramos en el teatro de La Latina de Madrid, donde tenía un rotundo éxito, después de haber tenido una gran gira artística por Andalucía y parte de África y un año más tarde en el teatro Romea se encuentra Blanca interpretaba con gran éxito de público, que la admiraba, nuevos cuplés y en marzo de 1977, en el Teatro Apolo madrileño interviene en la zarzuela El huésped del sevillano, que protagoniza Selica Pérez Carpio, con gran éxito.
En julio de 1977 se celebró un homenaje a la cantante, con gran éxito de público que la aplaudió a rabiar y le obsequiaron con numerosos regalos, entre ellos multitud de cestas de flores, según cuentan las crónicas de la época.
Se dice, e incluso parece que fue el mismo protagonista el que lo contó, que cuando los maestros Valverde, León y Quiroga compusieron la copla Ojos verdes, Miguel de Molina se ofreció a cantarla y estrenarla, pero parece que el cantante se llevó un gran disgusto cuando un día se encontraba en el teatro Trocadero y pudo escuchar cómo era Blanquita Suarez la que interpretaba la copla Ojos verdes. Aunque más tarde tanto Miguel de Molina, como Concha Piquer la incorporaron a su repertorio.
Blanquita Suarez falleció en Madrid, a los ochenta y nueve años el 13 de mayo del año 1983.




Blanquita Suarez: Ay titi, Cocido madrileño, La mujer topo


Blanquita Suarez: La niña pera